• Jeff Costa

¿Por qué la adolescencia es el mejor momento para aprender un nuevo idioma?

La adolescencia puede ser una época muy turbulenta en la vida de una persona. Es una transición que no solo afecta a quien la está experimentando, sino también a quienes los rodean, como familiares y amigos. Pero al mismo tiempo, la adolescencia es un período efervescente de transformaciones y descubrimientos y en el que el cerebro humano se encuentra en su punto máximo de eficiencia. No es de extrañar, entonces, que la adolescencia sea el mejor momento para aprender un nuevo idioma.



Se da que los niños aprenden un segundo idioma mucho mejor que los adultos. Y eso es un hecho. Los niños tienen un cerebro que sigue siendo plástico, es decir, moldeable, lo que les hace adaptarse a nuevas experiencias, por diferentes que sean, como aprender una lengua extranjera. Ahora piensa en esta plasticidad en un adolescente de entre 12 y 24 años. Es la magia del éxito.


Los adolescentes disfrutan de la plasticidad cerebral a medida que comienzan a desarrollar su madurez y autonomía. "[La adolescencia es] una etapa de la vida en la que realmente podemos prosperar, pero debemos aprovechar la oportunidad", dijo el neurocientífico Laurence Steinberg de la Universidad de Temple en la conferencia "El aprendizaje y el cerebro".


La madurez y la autonomía, unidas a la plasticidad cerebral, llevan a los adolescentes a sumergirse conscientemente en el lenguaje, llevándose así a lograr la fluidez en poco tiempo. Esta inmersión, sin embargo, debe ser guiada por un maestro experimentado que le muestre los caminos al alumno, lo acompañe y ayude en su progreso. Hay que superar la falsa noción de que es necesario pasar 6 o 7 años en una escuela de idiomas, dando cabida a la visión de que aprender un idioma extranjero puede ser una actividad placentera, y que tener un contacto diario con el idioma puede ser muy chévere.


Un estudio del FSI (Foreign Service Institute) del Gobierno estadounidense indica que para que los hispanohablantes logren una fluidez básica en el idioma inglés, es necesaria una exposición de 575 a 600 horas. Si nos comprometemos a sumergirnos en el idioma durante 1 hora diaria, en 2 años alcanzaríamos la fluidez. Mucho menos de los 6 años que una escuela tradicional exige a los alumnos. Pero, de nuevo, para que esto suceda, el alumno debe estar dedicado y comprometido con sus estudios. Esa madurez es difícil de esperar de un niño pequeño, mientras que un estudiante adolescente tiene las herramientas para llevarla a cabo.


Es función de nosotros los tutores, preferiblemente con el apoyo de los padres, mostrar a los adolescentes todo el potencial de su cerebro, al mismo tiempo, en el que los animamos en este camino sin la meta de aprender una lengua extranjera.


#adolescencia #inglésparajóvenes #inglesparajovenes #englishforteens #bilinguismo

0 vistas0 comentarios